Categorías
Informacion

Ideas creativas para conseguir un viaje divertido

Existen algunas propuestas con diversos «juegos» y con cada uno de ellos podemos conseguir un «viaje divertido». Lo importante está en que le añadamos una pequeña distinción con la idea de que deje de ser un simple viaje, para convertirse en ese viaje ideal.

Un viaje divertido

Para ello debemos dejar a un lado el adulto que somos para darle paso al niño que llevamos dentro usando la imaginación. Bien, tendrás que imaginarte que tienes unos 7 años y que tendrás el día entero libre y te encuentras en mitad de un parque de atracciones que está solitario y tiene todas la atracciones, puestos de juguetes y puestos de comida abiertos y solo para ti. Piensa en lo que harías.

¿Te conoces? ¿sabes en qué momento estás?

Sabemos que todos nuestros momentos no son iguales, por lo que siempre se encontrarán presente los cambios constantes, tanto con nosotros, como con nuestros gustos. Quizás resulte genial conocer con exactitud cómo estás, cuales son tus gustos, las preferencias que tienes, cuales son tus sueños. Una vez que se acerque ese viaje a un lugar nuevo, piensa en lo que vas a hacer, de ese modo, el «viaje divertido» se encontrara asegurado.

Deja de programar todo lo que vas a hacer, permítete algo de improvisación

Si sabemos que existe un lugar y que podemos visitarlo todo, suena realmente genial y además es de tu interés vital, y además es la razón por la que vas a desplazarte a ese sitio. Pero hay oportunidades en las que encontrarte con las cosas por azar, podrían sorprenderte, como por ejemplo estar de pronto en mitad de una enorme plaza a la que has llegado de manera imprevista, de seguro eso te dará un gran gusto. Y eso es realmente sencillo.

Si vas a programar tu viaje, que sea fuera de lo habitual

Hay que estar claro de que si nos encontramos en París, debemos realizar una lista de todos aquellos lugares que son realmente increíbles y que hemos visto en las películas, los libros, la tele, los documentales. esto que debemos programarlo sí o sí. Bueno, como eso quizás no podemos cambiarlo, entonces la sugerencia es programar las cosas de manera distinta, que sean inesperadas y creativas.

Para ello debemos fijarnos un objetivo que esté fuera de lo común cada día al despertar, cómo probar algo nuevo, hablar con un lugareño, besar a tu pareja en un lugar de película, conseguir que las personas sonrían ese día, subir al lugar más alto (accesible, claro) del sitio que vayas a visitar. Haz que cada día de tu lista programada de desafíos sea placentero ya que eso es la base de todo viaje divertido.

Debes interaccionar con el lugar

Cuando te diriges a determinado sitio, no solo debes mirar las piedras. Te sugerimos que observes a quienes te rodean, que son quienes lo han construido. O busca a sus descendientes pues ellos también lo han construido. De seguro en ese lugar se encuentran los nietos, bisnietos o tataranietos de esos hombres que decidieron construir esas cosas que tanto te han maravillado. Piensa en lo increíble que debe ser conocer lo que tienen dentro cada uno de ellos.