El turismo religioso y sus espacios sagrados

El turismo ha dejado de ser una actividad limitada sólo para vacacionar o días libres, pues en la actualidad existen múltiples variantes para el gusto y objetivo de todos. El turismo religioso es uno de ellos y se encuentra enmarcado en las diferencias y similitudes de un sector del turismo donde devotos y visitantes convergen en espacios sagrados ubicados en diversas zonas del mundo.

Turismo religioso nicho del mercado turístico

Los destinos por excelencia para esta actividad son los lugares denominados, santos que a través de la historia han recibido gran cantidad de peregrinaje atraídos como si estuvieran bajo el influjo de un hechizo de amor.

A este tipo de turismo también puede adicionarsele la visita de lugares que se han destacado en el tiempo por sus características de historia y cultura. El turismo religioso se encuentra inmerso en una composición bastante compleja y esto se debe a diversos elementos contenidos en sus destinos, y con ellos las razones que estimulan las ganas de los viajeros para visitar dichos lugares.

Por lo tanto, el turismo religioso vendría a ser un compendio de tradiciones culturales, tradiciones, costumbres religiosas y espirituales acompañados de un relevante paisaje que se conjugan para iniciar el viaje.

Auge del turismo religioso

El turismo religioso se encuentra en su mejor momento pues se ha ido incrementando y no sólo en países desarrollados, sino en países que se encuentran en ese camino y esto se debe a que las personas cuentan con un excedente económico que les permite realizarlo, sin contar que puede ser hecho por personas que profesan cualquier religión. Por lo tanto sus creencias no son un límite.

Turismo religioso, un fenómeno tanto social como económico

No sólo las personas comunes se han interesado en el turismo religioso, sino que diversos empresarios y académicos se han avocado a tal actividad debido a las dinámicas que se han generado en las diversas comunidades que reciben a los visitantes. Para los académicos, su interés se inclina hacia el estudio de los intereses, motivaciones, y necesidades espirituales o bien, culturales de los centros religiosos. Mientras que para los empresarios es una gran oportunidad por el impacto económico que genera tal actividad, lo que permite nuevas oportunidades de negocios e ingresos donde se encuentra el lugar perfecto para las comunidades aledañas.

Turismo religioso y peregrinaje

Teniendo en cuenta que el turismo religioso tiene sus bases en el peregrinaje a todos los centros religiosos conocidos, es de suponer que la motivación primordial para ello es totalmente religiosa y cultural.

A toda esta actividad turística podría añadirsele que por defecto se ha convertido a nivel mundial en un motor económico de todas aquellas ciudades que reciben a los visitantes, bien sean temporadistas, visitantes, viajeros, y todo aquel que desee aprender, relajarse, identificarse con el entorno, alcanzar un contacto directo con sus pensamientos, creencias, o simplemente requiera de un respiro emocional en otros rumbos. Sólo resta que te decidas a participar de esta idea como regalo para tu alma y tus sentidos.